Elena se hace cada vez más mayor y, con dos años y medio, ya es capaz de realizar un montón de tareas ella sola (y además, es algo que la hace sentir realizada).

Todavía nos cuesta mantener un orden en las rutinas diarias pero tengo varias ideas para crear algunos hábitos, ponérselo más fácil y, de paso, fomentar su autonomía y la seguridad en sí misma.

Son detalles sencillos pero al mismo tiempo importantes para su vida diaria. Básicamente se trata de poner todo a su altura para que no tenga que depender de nosotros si puede hacerlo ella sola.

1. Perchero y zapatero

Decorar la entrada de casa

Heart handmade

Hemos colocado un zapatero y un perchero a su altura en la entrada de casa, de modo que pueda descalzarse y colgar el abrigo cada vez que lleguemos o salgamos de casa. Una rutina muy sencilla que fomenta el hábito y el orden y además, al estar junto a la puerta, fácil de recordar.

2. Poner la mesa

Poner la mesa

Flickr. Montessoribyhand

El otro día me quedé prendada de este vídeo que compartió Tigriteando en su muro de Facebook, me pareció una pasada.

Y, por suerte, después topé con el post «Poner la mesa» de Montessori en casa. Es una idea genial, porque así los niños se sienten útiles, aprenden y al mismo tiempo colaboran en las tareas domésticas. Nosotros hemos comprado unos manteles individuales y hemos dibujado el contorno del plato, del vaso y de los cubiertos.

También le hemos puesto a Elena los platos y vasos de plástico a su altura en una repisa de la cocina. Para el resto, es ideal (como comenta el post) ponerle todo lo demás en una bandeja para que pueda poner la mesa para todos sin necesitar ayuda.

3. Manos a la obra

Armarios para niños, de IKEA

Mini Piccolini

Reconozco que este punto, por ahora, nosotros nos lo vamos a saltar porque Elena todavía desperdiga un poco el material más que otra cosa, pero la idea es tener una estantería con las pinturas, los lápices, las cartulinas, la plastilina y todas las herramientas artísticas a su alcance para que no necesite pedírnoslo cuando le apetezca colorear o hacer manualidades.

4. Rincón de lectura

Biblioteca para niños con especieros de IKEA

6th street design school

Otra idea estupenda (y muy vistosa). Consiste en organizar la biblioteca infantil a su alcance, por ejemplo con estos especieros de IKEA, de modo que los libros queden a la vista y a su nivel. También podéis ver otros ejemplos en el post de las repisas para los cuentos.

5. Banqueta o taburete

The learning tower

The learning tower

Si miramos nuestra casa con los ojos de un niño, veremos que todo es enorme y está muy alto, nos sería difícil alcanzar algunas cosas. Nosotros tenemos un taburete pequeño de plástico que no pesa y que Elena puede coger y llevar donde necesite para subirse y ganar algo de altura.

Si lo pensamos, favorecer su autonomía en algunos aspectos no tiene ningún misterio y, sin embargo (o al menos en nuestro caso), hay veces que se nos pasan por alto.

¿Tenéis otras ideas? ¡Contádnoslas!

Feliz martes.

comparte