Colaborar en las tareas domésticas

Small fry blog

A los niños les encantan los juegos de imitación. La mayoría de las cosas que hacemos, las quieren hacer igual. Y lo mismo pasa con las tareas domésticas. Da igual si se trata de barrer, de doblar ropa o de hacer la comida, ellos quieren aprender y participar. Y pienso que es bueno dejarles colaborar.

Es verdad que, las más de las veces, sobre todo si son muy pequeños, en lugar de ayudarnos nos retrasan, pero en realidad cualquiera de esas oportunidades son ideales para compartir un rato juntos y fomentar el aprendizaje, la participación y la experimentación.

Personalmente, lo que más me «inquieta» es cuando cocinamos, porque al final terminamos guarreando un montón, pero también es verdad que Elena disfruta muchísimo. Se pone su mandil y nos ayuda a batir un huevo o a empanar los filetes. Otras veces cocinamos bizcocho y ella se encarga de ir echando los ingredientes en el bol y removerlo todo. Después, observamos juntos cómo sube el bollo en el horno y así ella aprende el proceso completo, desde ir a comprar la materia prima hasta que el bizcocho termina en nuestro paladar. Así que si, lo mismo que con el «baby led weaning», asumes que vas a ensuciar un poco más, es bastante divertido.

Desde muy pequeña también, le gustaba poner la pastilla del lavavajillas o barrer. Tiene una escoba de madera de juguete, pero normalmente prefiere usar «la de verdad». El otro día, por ejemplo, regamos juntas las plantas de casa. Yo llené una jarra de agua y le di un vaso. Así, le iba echando agua poco a poco y ella le «daba de beber» a las macetas.

A veces intento encontrar juegos nuevos para hacer con ella, pero es cierto que si tenemos tareas pendientes, los peques pueden participar más de lo que creemos. Eso sí, cuidado con el cubo de la fregona porque puede terminar todo encharcado…

Y vosotros, ¿también les dejáis participar en las tareas domésticas? ¡Feliz martes!

comparte