Como ya os he contado alguna vez, me apasionan los juguetes caseros. Desde que encontré las cocinitas hechas a mano, he descubierto un mundo súper interesante.

Hace ya unos meses, entré con Elena en una tienda y, en la sección de juguetes, había algunas casitas de ésas de plástico que se usan para poner en el jardín. Se lo pasó pipa entrando y saliendo de unas a otras, abriendo y cerrando todas las ventanas y asomando su cabecita para decirme «¡hola!» muy sonriente cada vez que aparecía detrás de una de ellas. Entonces decidí hacerle una casita de cartón.

Reconozco que el proceso se ha alargado un poco pero ¡por fin la hemos terminado! Así que he preparado un pequeño tutorial para explicaros paso a paso cómo fabricar una.

Encontrar una caja

La verdad es que pensé que sería algo más fácil, pero buscaba una caja un poco más grande de lo normal (tipo lavadora, nevera o algo así) y, en varios sitios donde pregunté, me pusieron muchas pegas. Al final recogimos un par de ellas en Prenatal que no eran demasiado grandes pero que, apañándolas un poco, nos han servido igual.

Estructura

Con la caja cerrada, dibujé una ventana en cada lado, una puerta y una doble ventana en la parte de atrás (aunque, pensándolo ahora, quizás hubiera dejado alguno de los lados cerrados para poder poner algo por dentro). Después, con ayuda de un cúter, corté tres de los lados de la puerta y de cada ventana para que pudieran abrirse y cerrarse.

Cómo hacer una casita de cartón, primeros pasos

Una vez cortadas todas las ventanas y la puerta, monté la caja pero con las solapas de abajo hacia afuera, para ganar algo de altura. Luego, recorté dos de las tapas de arriba en forma de triángulo que después me servirían para apoyar el tejado.

Para el techo, utilicé otra de las cajas (también con las solapas abiertas para ganar espacio) y reforcé las esquinas y las zonas más endebles con cinta aislante. Como veréis, la caja tampoco estaba intacta pero, después, al empapelar, se corrigen todos los defectos.

Cómo hacer una casita de cartón, estructura

Empapelado

Entre el montaje y el empapelado dejamos pasar algunas semanas y, con el uso, algunas zonas se quedaron algo estropeadas. Os recomiendo que, si decidís empapelar, no dejéis pasar tantos días como nosotros (a menos que durante ese tiempo la casita no se use para jugar; nosotros no pudimos resistirnos, ¡la estrenamos nada más montarla!).

Al principio de empezar a empapelar, comencé utilizando los trozos de periódico un poco grandes pero después me di cuenta de que quedaba mucho mejor usando pedazos más pequeños (de unos diez centímetros cada uno, aproximadamente). Igual que con el papel maché, puse media parte de agua y media parte de cola blanca; no tarda demasiado en secarse y endurece mucho el cartón.

Pintura

Es cierto que pintar directamente sobre el cartón queda mucho más vistoso pero, como Elena todavía es pequeña, preferimos empapelar para reforzar la estructura y asegurarnos una vida algo más longeva para nuestra casita.

Pintamos las ventanas y la puerta de azul y, después, le pusimos a cada una un marco blanco por fuera.

Cómo hacer una casita de cartón, empapelar y pintar

Personalización

Una vez estuvo pintada la casa, dedidimos ponerle algunos detalles para personalizarla un poco más. Como, después de tantos días, el marco de la entrada estaba súper estropeado y se estaba empezando a romper de tanto abrir y cerrar, decidimos quitar directamente la puerta y poner una tela en su lugar. Al final a Elena le gusta mucho más así.

Para las cortinas, empleamos un par de retales que teníamos por casa grapándolos a una banda de cartón y pegando ésta a la casita por dentro.

Cómo hacer una casita de cartón, montar las cortinas

Los pequeños detalles son los que verdaderamente le han dado personalidad a nuestra casita.

Pintamos en un óvalo el número de la calle (el 29, el día de su cumpleaños) y con una caja de galletas montamos un divertido buzón. Después, con algo de fieltro, me inventé estos sencillos sobres para meter dentro.

Cómo hacer una casita de cartón, buzón y cartas de fieltro

Otro de los fallos que cometí al principio, fue poner el macetero demasiado cerca de la ventana, de modo que al abrirla chocaría con cualquier cosa que pusiéramos dentro. Al final, al igual que con la puerta, cortamos por lo sano y la quitamos.

La verdad es que no soy muy partidaria de las plantas artificiales, pero reconozco que tenía ganas de terminar así que decoramos el macetero con estas flores de tela. ¡Le han dado mucha vidilla a la casa!

Cómo hacer una casita de cartón, macetero con flores de tela

¡Y éste es el resultado final! Nos ha llevado su tiempo pero ha merecido la pena. ¿Qué os parece? No es ningún palacio pero ¡estamos muy orgullosos!

Cómo hacer una casita de cartón, resultado final

Cuando queráis estáis todos invitados. Eso sí, la altura máxima es de un metro.

Cómo hacer una casita de cartón, por ahorasoymamá

¿Y vosotros? ¿Os animáis con una? ¡Feliz lunes!

comparte