Cutamilla en familia, foto de la fachada

La culpa de todo la tiene Mariu, que no hace más que proponernos planes molones 😛

Resulta curioso pensar que nos hayamos conocido a través de una red social (en este caso Instagram), pero así es. El caso es que surgió la idea de juntarnos para algo más que tomar un café (porque lo cierto es que siempre que coincidimos nos quedamos con ganas de más) y os podéis imaginar lo que tardamos en decir todas que sí. Bea (@beatrizmillan), Clara (@clarabmartin), Cristina (cristinaferrer), Sofía (@entrelasramas), Mariu (@gelatinadeplata),  Mónica (@monicadiago), Mery (@ouiouidetalles), Teresa, (@teresaloboarregui), María (@unamamamotera) y yo, con nuestras respectivas familias.

Escogimos un fin de semana de abril para que hiciese mejor tiempo y para que María, a escasas dos semanas de su fecha «improbable» de parto, pudise apuntarse al menos uno de los días.

Poco a poco, se acercaba la fecha marcada y, en el último momento, estuvimos tentadas de cambiar los días porque las previsiones del tiempo daban lluvia, pero finalmente decidimos no moverlo por si en un futuro nos resultaba más difícil coincidir a todas.

Los días previos yo estaba emocionada, ¡me apetecía muchísimo pasar un finde todas juntas con nuestra familias!

Sábado

El sábado me desperté temprano para terminar de preparar las maletas. En apenas dos horas, llegábamos a Cutamilla, una enorme y maravillosa finca que, además, es una reserva natural. Un lugar súmamente cuidado y absolutamente impresionante en plena naturaleza. Sencillamente espectacular.

Después de dejar las maletas, y según las previsiones temiendo que el tiempo se estropeara, aprovechamos para hacerles algunas fotos a los niños con todo el atrezzo que nos había prestado Bel and Soph. La verdad es que tienen unas cosas preciosas.

Cutamilla en familia, Julieta y Guille con Bel & Soph

Luego los niños pudieron dar una pequeña vuelta montando en burro.

Cutamilla en familia, Sofía e Inés montando en burro

Y, poco antes de comer, sacamos las varitas y coronas de Tipi Too para jugar un rato. Son súper bonitas, me encantan.

Cutamilla en familia, Casilda con corona y varita de Tipi Too

Como el tiempo seguía acompañando, tuvimos la suerte de disfrutar de un picnic al aire libre. Y no de un picnic cualquiera. Mara (la dueña de la casa) lo tenía todo montado y preparado con un gusto exquisito y, por si fuera poco, estaba todo delicioso.

Un llamativo humus rosa (con remolacha), ensalada de granada, patatas con costillas y algunos dulces de postre. Todo riquísimo.Cutamilla en familia, picnic sábado Cutamilla en familia, picnic sábado Cutamilla en familia, patatas con costillas Cutamilla en familia, picnic postre Cutamilla en familia, picnic postre

Durante la sobremesa, las niñas jugaron a disfrazarse con algunas capas y vestidos también de Bel and Soph, así que durante un rato nos sumergimos en su pequeño mundo de fantasía.

Cutamilla en familia, Elena vestida de Bel & Soph  Cutamilla en familia, Elena con capa de pelo de Bel & Soph

Luego organizamos un taller con los niños para pintar las resultonas casitas de This is Karton y, como al final de la tarde llovió un rato, algunos pequeños disfrutaron saltando afuera con sus botas de agua. Al caer la noche, salimos a mirar las estrellas en un cielo terso y limpio.

Domingo

Despertarse el domingo por la mañana y encontrarse un desayuno como el que nos tenían preparado, hace que te encuentres de buen humor desde primera hora, ¡qué maravilla! La impresionante mesa del comedor estaba llena de tostadas, bizcochos, café y cruasanes recién horneados. Mmm…

Enseguida salimos al jardín y comprobamos que tendríamos de nuevo un tiempo espléndido (¡menuda suerte, y eso que daban lluvias!), así que otra vez podríamos disfrutar al aire libre.

A primera hora, Pilar y Ana (las chicas de Crecer con Emoción) les habían preparado a los niños algunos juegos sensoriales relacionados con la naturaleza y el entorno y, después, un entretenido juego de pistas que requería la participación de los mayores y que consistía en construir un nido para guardar huevos de chocolate, todo muy divertido. La verdad es que fueron encantadoras y se metieron a los niños en el bolsillo desde el minuto uno.

Cutamilla en familia, Julia

Cámara en mano, emprendimos todos juntos la marcha para hacer una pequeña excursión y tuvimos incluso que atravesar las vías del tren. Los niños cruzaron en un todoterreno por debajo de un puente y además pasando por encima de un charco importante, así que le añadimos un toque bastante aventurero al paseo.

Cutamilla en familia, Hunter Sofía, Mariu y Clara

De nuevo Mara nos sorprendía con un picnic espectacular a base de un gustoso picoteo, previo a las magníficas hamburguesas gourmet que nos prepararon allí mismo, junto al río. Cutamilla en familia, picnic domingo  Cutamilla en familia, picnic domingo

La carne de Cutamilla procede de las propias reses de la finca, criadas al aire libre, y además se pueden hacer pedidos e incluso ¡te la envían a casa! Está exquisita.Cutamilla en familia, picnic barbacoa Cutamilla en familia, picnic domingo Cutamilla en familia, picnic domingo (pan hamburguesas)) Cutamilla en familia, picnic domingo brotes maceta Cutamilla en familia, hamburguesa

A la vuelta, los niños se entretuvieron un rato pintando el impresionante mural de Omy de Luna de Papel mientras nosotras nos hacíamos una foto todas juntas.

Igers Cutamilla

Os podéis imaginar lo bien que lo pasamos. Nuestras familias conectaron muy bien y disfrutaron un montón. Niños y mayores se divirtieron y, nosotras, charlamos, nos reímos, y pasamos dos días magníficos. La única pena es que al final María de Oui Oui no pudiera venir, pero nos hemos quedado con ganas de más así que ya nos buscaremos una excusa pronto.

Gracias por todo, Cutamilla, y ¡feliz miércoles a todos!

Cutamilla en familia, littleguille gateando

comparte