El pañal híbrido de Hamac. El paso intermedio entre los pañales desechables y los pañales de tela

No sé si os he contado alguna vez nuestro intento fallido con los pañales de tela.

Con Elena quisimos probar, pero la verdad es que no conseguimos apañarnos del todo. La mayoría de personas que conozco que los han probado han terminado optando por esta opción y, sin embargo, a nosotros nos resultó un tanto «aparatoso».

Es como todo, creo que si estuviésemos acostumbrados a verlo, sería más fácil. Me refiero a que, si se convierte en algo habitual en tu entorno, puedes observar, te fijas y aprendes de la experiencia de otros, lo vas incorporando poco a poco o se resuelven de manera más sencilla todas esas dudas que suelen surgir. Si no, has de ir encontrando tu propia forma de hacer las cosas y a veces terminas usando desechables, como nos pasó a nosotros.

Las ventajas de los pañales de tela

Creo que el primer motivo para decidir pasarse a los pañales de tela es por respeto al medio ambiente. Si pensamos en la cantidad de desechables que se utilizan en todo el mundo y que, además, no son biodegradables (¡un desechable normal puede tardar hasta 500 años en descomponerse!), los pañales de tela se convierten en la mejor alternativa.

Además, de eso, los pañales de tela son infinítamente más bonitos. Nada tienen que ver los colores o diseños de los pañales de tela respecto a los desechable. Los primeros son mucho más vistosos y agradables.

Otra de las grandísimas ventajas que supone pasarse a los pañales de tela, es el ahorro económico que implica. Al principio, es necesario invertir más de golpe pero, una vez te has hecho con tu «ajuar» de pañales de tela, ya no necesitas comprar más y, como son reutilizables, también se pueden usar para otros bebés.

Los pañales híbridos de Hamac

Hace poco, me escribió Javier de Mamma Naturest (una bonita tienda online con productos e ideas naturales relacionados con la crianza natural) para proponerme probar el pañal híbrido de Hamac, una marca francesa que ha encontrado el punto intermedio entre el desechable común y el pañal de tela.

Me pareció bastante interesante, así que nos enviaron el kit de introducción al pañal lavable y desechable de Hamac que contiene:

  • Pañal cobertor Hamac
  • 1 absorbente lavable de microfibra ó de algodón orgánico y cáñamo
  • 1 absorbentes desechables
  • 3 forros protección desechable

Es súper fácil. El pañal se compone de dos partes. Por un lado está el cobertor, que es lo que irá por fuera, y por otro lado colocamos el absorvente (que a su vez puede ser desechable o lavable). El absorvente se introduce dentro del cobertor y normalmente es lo único que se cambia cada vez, así que es ideal para empezar porque tenemos una parte biodegradable que sí se tira pero al mismo tiempo el cobertor, que es lavable.

El pañal híbrido de Hamac. El paso intermedio entre los pañales desechables y los pañales de tela

Las primeras veces, lo mejor es empezar con absorventes desechables y, una vez has cogido confianza, pasar a los absorventes de tela lavables.

Parece un poco lioso, pero es más sencillo de lo que parece. Con este vídeo, entenderéis mejor cómo funciona.

Imagen de previsualización de YouTube

El pañal híbrido de Hamac, garantiza un sistema antifugas (que puedo corroborar por propia experiencia) y además no ocupa demasiado para ser un pañal de tela.

Si os apetece lanzaros al mundo de los pañales de tela pero andáis algo perdidos, creo que el híbrido es la solución perfecta para empezar.

¿Y vosotros qué pensáis? ¿Cuál es vuestra experiencia? ¿Los probaríais o habéis probado ya los pañales de tela?

¡Feliz viernes!

comparte