Prometo que pensaba escribir algo especial en el blog, o preparar una felicitación, o algo. Prometo que me había propuesto escribir mis conclusiones del dosmildoce y mis propósitos para el dosmiltrece. Pero lo dejé todo para el último momento, y ayer me fui un ratito pequeño al teatro (que como siempre me pasa, cuando digo que no voy a hacer algo hago justamente eso, soy un desastre) y por la noche me quedé charlando con mi chico hasta las tantas.

Y esta mañana, Elena y yo nos hemos ido al centro de Madrid a pasar la mañana con un par de buenas amigas y en un rato ya tenemos que empezar a arreglarnos y a preparanos para la cena. Y ya no me da tiempo, porque nos van a dar las uvas.

Así que aprovecho la siesta de la pitufa para desearos rápidamente un maravilloso dosmiltrece.

Porque confiamos, porque hemos depositado en ti nuestra ilusión y grandes esperanzas, porque queremos seguir creyendo que es posible. Y lo creemos. No nos falles.

 

¡Feliz Año a todooos!

comparte