Run free, Jinky Art

Jinky Art

Animar es bueno. Y alabar también ¿no?

Hace poco me recomendaron este artículo de Entrecomadres que os copio aquí abajo y, después de leerlo, me he quedado muy sorprendida. Parece contradictorio pero elogiar equivocadamente los comportamientos de un niño puede ser perjudicial, incluso podría provocar un efecto contraproducente.

Si leemos todas las definiciones de alabar sin compararlas con las de animar podemos llegar a pensar que todas ellas son refuerzos positivos y beneficiosos para el niño. Pero la idea es que los pequeños se sientan satisfechos de sí mismos y no que actúen para agradar a los demás. Por eso, si leemos detenidamente todas las situaciones, podemos apreciar un deseo encubierto donde se pretende que los pequeños complazcan al adulto.

Creo que, a la hora de ponerlo en práctica, puede resultar complicado. Supongo que resuenan en nuestra cabeza muchas «frases hechas» que se han dicho siempre pensando que eran en beneficio del niño. El famoso «refuerzo positivo». Pienso que, hasta cogerle el tranquillo, lo mejor será reflexionar un momento antes de decir nada para no meter la pata.

«Las investigaciones llevadas a cabo por Carol Dweck, en la Universidad de Columbia, han probado ahora lo que Adler enseñaba años atrás. Las alabanzas no son buenas para los niños. La alabanza puede crear personas dependientes de la aprobación, en lugar de niños con la autoestima reforzada. Dweck también encontró que la alabanza puede estimular el asumir excesivos riesgos. Los niños que han sido alabados por ser muy buenos cuando habían cumplido una tarea, elegían tareas mas sencillas en el futuro. No querían asumir el riesgo de cometer fallos. Por otro lado, los niños que fueron animados por sus esfuerzos, estaban deseando elegir tareas mas desafiantes cuando se les daba opción».

Diferencias entre alabar y animar

Definición

  • Alabar: expresar un juicio favorable. Glorificar, especialmente atribuyendo la perfección. Expresión de aprobación.
  • Animar: inspirar con valor. Estimular.

A quién va dirigido

  • Alabar: a quien realiza la acción «Buena chica».
  • Animar: a la acción realizada: «Buen trabajo».

Reconoce

  • Alabar: solo el producto completo y perfecto: «Lo has hecho bien».
  • Animar: el esfuerzo y la mejoría: «Has dado lo mejor de ti» «¿Cómo te sientes por lo que has logrado?»

Actitud

  • Alabar: paternalista, manipulativa: «Me gusta cómo está sentada Susy».
  • Animar: respetuosa, apreciativa: «¿Quién puede ensañarme como deberíamos estar sentados?»

Mensaje en primera persona

  • Alabar: juicio: «Me gusta la forma en que has hecho eso».
  • Animar: autodirección: «Aprecio tu cooperación».

Se usa más frecuentemente con…

  • Alabar: niños: «¡Eres tan buena niña!».
  • Animar: adultos: «Gracias por tu ayuda».

Ejemplos

  • Alabar: «Estoy orgulloso de ti por sacar sobresaliente» (priva a la persona de la propiedad de su logro).
  • Animar: «Ese sobresaliente refleja lo duro que has trabajado» (reconoce la propiedad y la responsabilidad del esfuerzo).

Invita a…

  • Alabar: a los niños a cambiar para otros «adictos a la aprobación».
  • Animar: a los niños a cambiar para ellos mismos «dirección interna».

Las críticas

  • Alabar: externo: «¿Qué piensan los demás?»
  • Animar: interno: «¿Qué pienso yo?»

Enseña al niño

  • Alabar: le dice al niño lo que tiene que pensar. Depende de la evaluación de otros.
  • Animar: le enseña al niño cómo pensar. Autoevaluación.

Meta

  • Alabar: conformidad: «Lo  has hecho bien».
  • Animar: comprensión: «¿Qué piensas/ sientes/ has aprendido?»

Efecto sobre los sentimientos

  • Alabar: siente que merece la pena cuando otros le aprueban.
  • Animar: sabe que  merece la pena sin necesidad de la aprobación de otros.

Efectos a largo plazo

  • Alabar: dependencia de los demás.
  • Animar: autoconfianza.
comparte