Hace unos años, decidí traspasar la frontera de la timidez y le regalé a mi familia por Reyes una carta a cada uno escribiendo las diez cosas que más me gustaban de ellos. Eran detalles cotidianos, cosas sencillas (por ejemplo, cuánto me gusta ver algunas revistas con mi madre, ya os digo, nada del otro mundo), pero se convirtió en un regalo muy especial que sé que todos guardan con cariño.

Recuerdo que la idea surgió a partir de un cuento que leí hace millones de años en un libro llamado Sopa de pollo para el alma. No me acuerdo exactamente, pero trataba sobre unos compañeros de clase que tenían que escribir a los demás algo que les gustara del otro y así, cada uno, obtenía una lista con diez cosas. Después, muchos años más tarde, todos guardaban aquella lista.

Es complicado hablar de sentimientos. Depende de las relaciones, pero a veces nos cuesta demostrar a quienes queremos cuánto nos importan. Por eso ésta me parece una idea genial, porque no cuesta dinero y sí pararse un rato a pensar en el otro.

Si os apetece, podéis probar a hacerlo con los vuestros. Escribís una lista con las diez cosas que más os gustan del otro y lo metéis en un sobre. Veréis como seguro que es un regalo que sorprende y que les encanta.

Podéis usar esta plantilla que he preparado o bien utilizar algún papel bonito que tengáis por casa.

Las diez cosas que más me gustan de ti

¡Feliz fin de semana y Felices Reyes!

comparte