Parto en casa. Jessie Vernon Birth photography

Una de la cosas que comentan siempre las madres cuando van a dar a luz a su segundo bebé, es lo mucho que echan de menos a su primogénito. Yo no he vivido esa situación, pero creo que me sentiría exactamente de la misma manera. Estaría ilusionada por la llegada del nuevo bebé pero al mismo tiempo echaría mucho de menos a Elena.

Esto es algo que creo que jamás hubiese dicho antes de ser madre y, sin embargo, si alguna vez tengo otro bebé, me gustaría que Elena estuviese en el parto conmigo.

Sé que igual os suena super raro. ¿Cómo va a estar un niño en un parto? Bueno, ¿y por qué no? En realidad un nacimiento es algo maravilloso, es un momento único, y compartirlo con tus otros hijos seguro que lo hace doblemente especial. Los niños son mucho más naturales e intuitivos que los adultos para estas cosas. Asimismo, creo que es una forma muy buena de hacerles partícipes de todo lo que está pasando y de fomentar los vínculos familiares.

Parto en casa. Simply by Suzy

Está claro que, a día de hoy, la única forma de que los hermanos mayores puedan presenciar el parto es dando a luz en casa o en clínicas especializadas. Además, y dado el caso, tendría que explicarle todo muy bien a Elena y preguntarle si desea estar presente o no, buscar asesoramiento profesional, experiencias similares y demás, pero me sentiría muy rara sabiendo que no puedo compartir eso con ella.

Algunos vídeos

En este vídeo, podéis ver un precioso parto en una clínica donde está presente el hermano mayor.

Imagen de previsualización de YouTube

Y en este otro, un vídeo de un parto en la bañera de casa donde, después del nacimiento, se unen impacientes los dos hermanos mayores.

Imagen de previsualización de YouTube

La verdad es que en todos los vídeos de partos en casa que recuerdo los niños siempre transmiten esa mezcla de curiosidad, respeto y ternura que tanto me conmueve.

Es increíble cómo nuestra forma de pensar puede cambiar tanto. Ya os digo que yo creo que jamás en la vida hubiese pensado que lo más natural es que los hijos mayores presencien la llegada del nuevo bebé pero, por suerte, cambiamos de opinión.

¡Feliz lunes!

comparte