Breastfeeding. Leilani Rogers photographer

Leilani Rogers

Desde que nació Elena he coincidido pocas veces con otras mamás dando el pecho. Me refiero a que, durante todo este tiempo, no he sentido que amamantar sea algo común, sino más bien al revés.

No estoy haciendo una crítica y no quiero meter presión a nadie pero no puedo evitar defender algo que debería ser infinítamente más habitual aunque, quizás en el fondo, creo que puedo llegar a entenderlo. ¿Cómo es posible que nos pidan al menos seis meses de lactancia exclusiva si todavía dar el pecho es un tema tabú? Decidme en cuántas revistas o en cuántos anuncios habéis visto dar de mamar. Difícil ¿verdad? Claro, es que la teta no genera beneficios económicos (aunque sí ahorra muchos gastos) ni tiene detrás ninguna mega industria que se frota las manos en cuanto a una mamá le surge cualquier complicación.

En estos últimos años las cosas han cambiado. Antes no insistían tanto, sin embargo debe de ser que alguien les ha dado un toque y ahora nos repiten en todo momento que tenemos que dar el pecho, que es lo mejor y que hay que esforzarse un poco para sacar la lactancia adelante pero ¿hola?, ¿realmente tenemos ayuda?, ¿lo vemos en el día a día a nuestro alrededor? ¿Cómo hacemos si nos surgen complicaciones? ¿Saben los pediatras de lo que hablan o repiten lo que les imponen desde arriba?

Por eso entiendo a esas mamás que dicen sentirse presionadas, o a esas otras que ni siquiera prefieren hacerse preguntas para no encontrarse con un sentimiento de culpa que, paradójicamente, genera esa misma sociedad que defiende la lactancia sin ofrecer apoyo alguno. Pero vamos a ver, ¡si todavía a día de hoy se censura!, ¡si incluso existen establecimientos en los que está mal visto! ¿Estamos locos o qué?

Todo esto viene porque últimamente me encuentro revistas donde aparecen algunas mamás dando el biberón pero en ninguna de ellas salen mujeres dando el pecho, y me da rabia. Así, lo único que conseguimos es fomentar una cosa y defender otra. Cortocircuito asegurado en la mujer puerpérea. 

Yo misma, a veces, me he sentido rara. Porque ya os digo que no coincido con mamás amamantando. Y bebés haberlos haylos, pero curiosamente, y a pesar de que la lactancia es a demanda, nunca coincido con ellas en la calle, ni en el parque, ni en el supermercado, ni en los restaurantes, y eso que yo me paso el día con la teta fuera. Un misterio, vamos.

Pero claro, es que dar el pecho no es moderno. No salimos en las revistas.

Por suerte, de vez en cuando (y menos a menudo de lo que me gustaría), aparecen por la red preciosas fotos de algunas famosas amamantando que ayudan a normalizar la lactancia, como es el caso de Miranda Kerr, Gwen Stefani, Angelina Jolie, Salma Hayek o la conocida imagen de Gisele Budchen con su hija de 12 meses mientras se preparaba para una sesión de fotografía.

¡Feliz viernes!

comparte