Teatro Tyl Tyl. Arte y cultura para la infancia. "Apareció", en el Círculo de Lectores de Madrid

Llevaba tiempo queriendo llevar a Elena al teatro pero, sinceramente, al ser en fin de semana y por la mañana no llegábamos nunca a tiempo. No es porque hubiera que madrugar demasiado pero, para que os hagáis una idea, ayer domingo Elena y yo nos despertamos ¡¡casi a las 12!! Como le doy la teta en la cama, se queda frita y yo si me pongo… Así que, a partir de ahora, podéis llamarnos «La familia Marmota» si queréis, jajaja…

Hace unos meses, vimos un cuentacuentos infantil y a Elena le gustó un montón, como al resto de niños. Se quedó muy quieta y atenta, con todos los sentidos puestos en aquella bonita historia, y tenía ganas de probar con el teatro.

El caso es que en la web de Sapos y princesas encontré un espectáculo por el centro que era por la tarde, cerca de la zona de Retiro, en el Centro Cultural del Círculo de Lectores, y me pareció perfecto para probar (sobre todo, como os digo, por la hora aunque, con un poco de vergüenza os diré que, encima, llegamos unos minutillos tarde).

Teatro Tyl Tyl. Arte y cultura para la infancia

Teatro Tyl Tyl. Arte y cultura para la infancia. "Apareció", en el Círculo de Lectores de Madrid

Lo malo de que estuviera empezado es que nos costó un poco incorporarnos al ritmo de la obra, pero lo cierto es que enseguida me di cuenta de que todo estaba muy bien pensado para captar la atención de los niños. No había texto, solo formas, colores, luces y música. Los actores narraban gesticulando y utilizaban canciones sencillas y pegadizas para meterse al joven público en el bolsillo. La guinda la puso una bonita marioneta en forma de cigüeña.

La verdad es que cuando se terminó me quedé con ganas de más, pero teniendo en cuenta que es un espectáculo para bebés a partir de seis meses, es comprensible que la duración no pueda prolongarse demasiado. Además, me confundí al mirar el precio y a la hora de pagar nos quedamos con cara de panolis pero, a pesar de todo eso, terminamos contentos y con ganas de buscar otros espectáculos para llevar a Elena de vez en cuando.

La obra se llamaba «Apareció», de la compañía Tyl Tyl, y el padre de Elena y yo llevamos dos días con la canción metida en la cabeza.

Imagen de previsualización de YouTube

Es verdad que tengo que buscar actividades que no estén tan lejos de casa, por evitar tener que meterla en el coche, por eso quiero empezar a investigar la oferta de nuestra zona y alrededores, pero ahora que es un poco mayor me parece una actividad de ocio fantástica.

¿Y vosotros? ¿También habéis ido al teatro con vuestros polluelos? ¡Feliz lunes!

comparte